Notícies

Lo que empieza mal, a veces, acaba bien

Permítanme un breve paréntesis temporal. Final de la Europa Cup 2015 y la Assessoria Vallparadís repite puesto en su segunda participación en esta competición. Sabiendo que históricamente sólo se consiguió un cuarto puesto, como mejor clasificación de un equipo catalán (SLKC – Europa Cup Terrassa 1997-) en esta competición, el quinto puesto conseguido por el “Vallpa” no está mal, pero nada mal. Curiosamente el actual entrenador de Assessoria Vallparadís, algunos jugadores del Terrassa Korfbal y algunos del actual SLKC formaron parte de aquel equipo. En definitiva, se puede aplicar el dicho de que quien tuvo retuvo.

Cerramos paréntesis y ahora sí. A falta de un mes, aproximadamente, para el inicio de la competición, se sabían los cuadros, cruces y opciones de Vallparadís. Quintos era lo máximo a conseguir y compitiendo duro. Con un partido inicial con el flojo equipo francés, tendría que vérselas con el Royal Scaldis belga. Difícil, pero no imposible, para un puesto en las semifinales. Después de un verano de intenso entrenamiento con la selección y una Eurocopa de selecciones en Portugal el tendón de Aquiles de Míriam González dijo basta. Jugadora importantísima, no sólo por su calidad deportiva, si no por el empuje anímico dentro del grupo. Primer revés serio.

Pocas semanas antes de empezar la competición, el campeón ruso se retira de la competición y la organización decide remplazarlo con una selección de jugadores belgas, pero éstos no puntuarán. Nuestro calendario de partidos y rivales no se ve alterado, pero nuestro queridísimo Manu de Souza tiene problemas con la renovación de su pasaporte. Los días de acercan y la embajada argentina no tiene ni idea de cómo está su trámite y segundo revés. A falta de una semana para comenzar la competición nuevo cambio. El campeón galés se retira y esto si que nos afecta. Cambia todo y la posibilidad de semifinales se abre ante nuestros ojos. Eludimos a los belgas (los veríamos en semifinales), pero a cambio jugaremos dos partidos en un día y tendremos que ganar los dos. Uno de ellos el conocido y potente Schweriner KC alemán. ¿Quién dijo que esto era fácil? Superada esta prueba al día siguiente nos enfrentaríamos al Benfica para poder acceder a un tercer o cuarto puesto (doy por hecho que caeríamos en semis ante los belgas, aunque los partidos hay que jugarlos).

Se ganaron los dos partidos (alemán y francés) y tocaban los portugueses. Era nuestro tercer partido y para ellos su primero. Demasiada ventaja. Caímos dignamente y en los últimos minutos. En los últimos minutos perdonamos canastas que nos hubieran mantenido en la pelea. ¡Cómo se echó en falta a Manu en este partido! a Míriam González la teníamos en el banquillo gritando y animando, si es que no para. Paso cerrado a semifinales y a luchar por la quinta plaza.

Para conseguirla, Assessoria Vallparadís tendría que ganar el partido ante los turcos. Sin Xavi Blázquez ni Patricia Sanjuan, que cogieron un avión esa misma mañana hacia Barcelona para realizar unos exámenes, para luego volver por la noche-madrugada del sábado, el partido presentaba una incógnita difícil de resolver. Pero uno de los puntos fuertes del Vallpa es que su banquillo poco tiene que envidiar al titular. Se solventó la papeleta de los turcos con un estupendo partido de los no habituales, para al día siguiente intentar rematar la faena con los ingleses.

Con Xavi y Patri en el equipo otra vez, se afrontó el último día de competición con Laia Rosa entre algodones. Casi se me olvida, agradecimientos infinitos al fisioterapeuta de la selección belga que ayudó a nuestros jugadores antes y después de los partidos. Quien sabe que nos hubiera pasado sin él. Las fuerzas eran justas y el Trojans era otro rival de consideración. Partido apretadísimo pero este Vallpa sabe sufrir. Está tocado por la varita mágica de los duelos a cara de perro. Por lo que les tengo visto, si entran en el último minuto de partido empatados o uno abajo, acaban llevándose el partido aunque sea en el gol de oro. Su porcentaje de victorias en estos casos roza el 90% de probabilidad de éxito. Así fue, a falta de 14 segundos Jose Luis Jurado anotó un free-pass que dio la victoria al equipo grana y blanco. La cara de los jugadores al final era de alegría, alivio y cansancio.

Ha sido un campeonato duro y la IKF se ha de plantear el sistema de torneo. Las distancias se acortan y los equipos alemanes, checos, ingleses, portugueses y catalanes están a un nivel muy igualado. Cualquiera de ellos pueden ganar entre sí y no es necesario que algunos tengan que jugar dos partidos el día anterior (17 minutos por parte, a tiempo parado, es un partido a 30 a reloj corrido) para luego enfrentarse a otro que no ha entrado en competición. Belgas y Holandeses están en otro escalafón y siempre acaban jugando la final y también juegan menos partidos. Demasiada ventaja.

Si todo se torcía hace un mes, con la lesión del tendón de Aquiles, cambios en la competición, pasaporte que no llega, DNI entregado por la policía horas antes de coger un avión, que sino otro que se nos queda en tierra; jugadoras tocadas físicamente, hotel no confirmado por la organización, etc. Si todo pintaba mal antes de salir, en cuanto pisamos tierras belgas, las incógnitas se iban despejando del modo más esperanzador. Se ha competido a un alto nivel con un esfuerzo físico y mental superior a la lliga catalana y los chicos y chicas del Vallpa han estado muy bien arropados por un pequeño grupo de seguidores, que les ha apoyado en todo momento. Han creado un ambiente lo más familiar posible, poniendo especial atención, a los jugadores que participaban por primera vez en la Europa Cup. Han realizado un gran torneo. La foto de la portada de este artículo refleja exactamente, qué ha sido el sueño de la Europa Cup desde el 13-12-2014 al 17-1-2015.

Pudo acabar mejor, pero entonces hubiera sido perfecto. Eso lo dejamos para el año que viene, espero.

Salut i Korfbal.

Leave a Reply